El trailer de «Si te dicen que caí en Rojava»



El documental de Ferrán Barber arroja luz sobre las razones que han empujado a cientos de internacionalistas a sumarse a los kurdos en su lucha contra el yihadismo. También las condiciones del arresto de muchos de ellos en las cárceles kurdo-iraquíes. 

Existen principalmente dos razones para que un periodista se convierta en el protagonista de una historia: que un ego hipertrofiado le arrastre hasta el centro del foco, o que el propio informador se convierta en víctima de la injusticia que busca documentar. Por supuesto, en el caso de Barber es lo segundo.

El 8 de agosto de 2019, la Policía del Gobierno regional Kurdo de Irak detenía y encarcelaba durante un mes al reportero de Ronak. Fue acusado de cruzar ilegalmente la frontera con el territorio kurdosirio, cuando lo cierto es que Barber jamás abandonó los límites del territorio autónomo del Kurdistán gobernado por el clan de los Barzani. Al menos diez milicianos y voluntarios españoles han sido confinados en las prisiones de Erbil, muchos de los cuales no solo compartieron celda con otros activistas -tanto kurdos como internacionales- sino también con combatientes del Estado Islámico.

Por si fuera poco, muchos de estos voluntarios han tenido también que hacer frente a persecuciones judiciales, al descrédito social o a dificultades personales de adaptación a su regreso a Europa. Uno de ellos incluso se quitó la vida.

El documental Si te dicen que caí en Rojava es una producción de Ronak para la CGT que reconstruye todo el proceso que ha empujado a cientos de hombres y mujeres a combatir contra el Estado Islámico u otros grupúsculos islamistas o a sumarse a la defensa del proyecto político liderado por los kurdos de Siria, junto a otras minorías como la siriaco-asiria o yazidí. También retrata las penosas condiciones en las que son confinados en las prisiones de la Asayish de los Barzani, las torturas que han denunciado los arrestados por parte de la Seguridad del Partido Democrático del Kurdistán (KDP) y los riesgos que entraña el compromiso de estos voluntarios, cuya odisea no es del todo conocida en nuestro país.

 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar