Libia, mucho más que un proyecto



Cuando hablamos de «proyectos» vamos mucho más allá de una campaña de sensibilización concreta para esta o aquella institución/organización, o un trabajo de documentación sobre el terreno puntual. Un encargo, llamémosle así, no deja de ser una palada de carbón más en la locomotora en la que llevamos viajando durante décadas. Si existe un ejemplo elocuente de esto, hay que buscarlo en Libia.

Ricardo García Vilanova y Karlos Zurutuza fueron dos más de entre cientos, puede que miles de informadores atraídos por aquel agujero negro cuyo campo gravitatorio succionaba informativos y portadas de periódico de todo el mundo en 2011. Tras meses cubriendo aquella guerra en flancos distintos, sus caminos se cruzaron en Trípoli, cuando la capital fue tomada por los insurrectos. Apenas pasaron unas horas juntos y, por supuesto, nunca imaginaron que el de Libia se convertiría en un capítulo de sus vidas que, probablemente, nunca llegarán a cerrar.

Durante esta aventura que cumplirá una década el próximo año, nuestros reporteros han publicado cientos de artículos y reportajes, tanto en cabeceras nacionales como en las internacionales más prestigiosas. Volver a casa pasaba por atender a otras tantas peticiones de charlas y conferencias a través de las cuales se ha intentado visibilizar una realidad tan cruda como compleja, a menudo en vísperas de volar a Trípoli o a Misrata. O a Túnez cuando los aeropuertos libios eran impracticables y había que entrar por tierra. Lo importante fue siempre volver. La Beca Photographic Social Vision facilitó mucho las cosas en 2016; ¿cómo, si no, financiar coberturas por las que la prensa generalista apenas mostraba interés? Se buscaron nuevos modelos de trabajo, y también nuevos formatos: «Tierra adentro, vida y muerte en la ruta libia hacia Europa» apareció en las librerías en 2017, y ahora lo hace «The Libyan crossroads». Sabemos lo que decimos cuando aseguramos que no hay trabajo más completo realizado por un único fotoperiodista.

En el momento en el que se escriben estas líneas hay una guerra civil en curso en el país, y puede que mañana, o dentro de cinco años, la situación haya cambiado radicalmente. O no. En cualquier caso, estamos seguros de que Ricardo y Karlos estarán allí para contarlo.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar